¿Qué Es El TIN y el TAE De Una Hipoteca?

Cuando vas a adquirir un producto bancario, los asesores te hablan de muchas terminologías y siglas que logran confundirte fácilmente. Uno de los términos y conceptos que más se usan son el TIN y el TAE, al momento de adquirir una hipoteca fija o variable. Por lo tanto, en este breve artículo explicaremos qué es el TIN y el TAE, así que continúa leyendo para que puedas aprender sobre estos conceptos.

qué es el tin y el tae

La sigla TIN, se refiere a tipo de interés nominal y cuando se habla de TAE, nos referimos a tasa anual equivalente. Este par de conceptos fueron creados y establecidos por el Banco de España, lo cual los hace oficiales.

¿Qué Es El TIN?

El tipo de interés nominal TIN, es el porcentaje fijo de interés que se cobra por el cambio del valor del dinero durante un periodo de tiempo. En el caso de un préstamo, un crédito o una hipoteca, el TIN indica la cantidad neta del efectivo de un producto financiero.

En otras palabras, el TIN para los bancos es su porcentaje de ganancia sobre el dinero que nos prestan, sin contar gastos de operación, frecuencia de pagos (mensual, trimestral, semestral, etc) y demás gastos relacionados a la obligación financiera.

¿Qué Es El TAE?

A diferencia del TIN, el TAE se debe calcular mediante una fórmula matemática, que tiene en cuenta el tipo de interés nominal (TIN), las comisiones bancarias por cancelación o amortización, la frecuencia de pagos y los gastos de la operación (entre los que están los costos de apertura, entre otros).

En el caso de las hipotecas, cuando se calcula el TAE, no sé agregan gastos de notaría, de pagos a terceros, de seguros u otros productos vinculados al crédito. En el siguiente enlace puedes acceder a una calculadora para el TAE.

Recuerda que los bancos, están obligados por la ley a informar a sus clientes el valor del TAE en los contratos y en la información de sus productos financieros.

¿Qué Es Más Importante El TIN o el TAE?

Definitivamente para los consumidores financieros lo más importante es saber el TAE, puesto que el TIN solamente es un valor informativo. A diferencia del TAE, qué nos permite saber exactamente cuánto nos puede costar una hipoteca o crédito y cuánto podría rendir una inversión.

En el caso de las hipotecas fijas la diferencia entre el TAE y el TIN es mucho más pequeña que la de los créditos personales.